Águila Bicéfala

En éste proyecto se muestra a partir de diferentes banderas el hecho de que las águilas no son un símbolo fascista, precisamente para combatir la apropiación del fascismo histórico que se atribuye o al que se le atribuye el águila como elemento clave de su estructura.

Es inegable que a lo largo de la historia han existido distintas banderas de regímenes totalitarios y también fascistas que abrazaron el águila como elemento identitario e incluso como recurso propagandístico. Lo que queremos hacer ver al espectador con éste proyecto es que el trasfondo, el cuerpo teórico y la fundamentación histórico filosófica del águila como símbolo, dista ampliamente del totalitarismo tanto en su significado, su sentido o su esencia.

Todas las piezas miden 30×24,5cm y son técnica mixta sobre madera.

Porque no deberíamos permitir que ningún fascismo ni régimen totalitario ocurrido a lo largo de nuestra historia, se apropie de manera permanente del significado de simbologías muy anteriores a su existencia, en éste caso del Águila de San Juan que como ‘águila’ que otea y vigila el horizonte de una nación ya lo hacía con Bizantinos y romanos.

Escribió un libro Menéndez Pidal, Idea imperial de Carlos V, en el que hablaba de los motivos por los que fracasó el proyecto político europeo.
El Águila de San Juan es el principio de la idea de solidez y comunidad Europea. Es la madre que protege a sus hijos, la que combate contra aquellos que la atacan.

Es el reflejo de una sociedad firme, fuertemente construida que otea el horizonte de su propia estructura de conocimiento, de sus gentes. Qué vigila.

Como decía el grandísimo medievalista Etienne Gilson, «si Europa puede definirse por algo, hoy y siempre, es por ser Católica, universal». Por algo es y será siempre la cuna del Derecho internacional.
Bandera que formó parte de la Cruzada de Los Reyes también conocida como Tercera Cruzada, un momento histórico marcado por el acuerdo y sentir común de todos los líderes europeos en recuperar sus costumbres, sus libertades y sus leyes reconquistando Tierra Santa.

Momento histórico conocido por el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Federico I Barbarroja, el príncipe Géza de Hungría y Ricardo I «Corazón de León», éste último recordado por sus batallas contra Saladino a quien venció en varios combates, logrando que desde entonces los cristianos pudiesen volver a pisar Jerusalén.

Cabe destacar la importancia del vínculo europeo y católico con España, pues el Rey de España es también Rey de Jerusalén.

La simplicidad de ésta pieza es precisamente lo que la hace tan grande.
Otra Águila que no es fascista. Porque las águilas no son fascistas.
El médico, historiador y filósofo Gregorio Marañón escribió ‘Elogio y nostalgia de Toledo’ para hablar de la pérdida de España, de la ruptura de un sentir común de un pueblo que se desmembraba por no saber escucharse a sí mismo.

Siendo uno de los fundadores de la Agrupación al servicio de la República sería también uno de sus críticos más mordaces, especialmente para con la Segunda República a la que criticó fuertemente por no saber conjugar las ideas, creencias y costumbres de todos los españoles.
Bizancio. Otras águilas que tampoco son fascistas.
SPQR. Si Europa es algo es romana.

Enrique Yáñez 2020. Proyecto Águila Bicéfala. Todos los derechos reservados.



Los comentarios están cerrados.